was successfully added to your cart.

Carrito

Hay momentos en que sentimos como si nuestra vida se hubiera detenido. Como si nos hubieran colocado en “pausa”.

Sentimos que nada nuevo pasa con nosotras y al ver a nuestro alrededor que la vida de otros va en ascenso, experimentamos algo de frustración, y ¿por qué no decirlo? envidia.

Nuestros días están en «modo supervivencia». Nos levantamos cada día por obligación, más no porque encontremos verdaderos motivadores.

¿Has estado ahí? Yo si. Mi vida ha estado en pausa y sé que no es agradable.

Algunas veces solo un área parecía detenerse, en otras, todas parecían acordar hacerlo al tiempo.

Y encontrar la forma para impulsarme de nuevo, podía no ser tan sencillo.

Hoy quiero compartirte sin mucha técnica, pero con mucho corazón, lo que he aprendido de estas situaciones.

¡Espero sea de ayuda en algún sentido para tu vida!

Lo primero es que nada sucede en nuestra vida por casualidad.

Hasta estos momentos de estancamiento y de incomodidad emocional y psicológica, tienen un propósito.

A veces, necesitamos que la vida pare para poder repensar, priorizar, volver a soñar o simplemente descansar.

Fíjate lo que pasó con las cuarentenas. «Mi vida está en pausa» y nos vimos obligados a parar. Así nuestra mente tuvo la disposición para ocuparse de otros temas.

Si te sientes “varada” en algún área de tu vida, pregúntate: ¿Qué quiere enseñarme este tiempo de receso? ¿Para qué estaré detenida? ¿Cómo puedo sacarle provecho a esta estación de mi vida?

Segundo, la importancia de la visión.

Levanta tu mirada de las circunstancias actuales. Esto también pasará. No vas a estar estancada por el resto de tu vida.

Como lo dice el libro sapiencial Eclesiastés en su capítulo 3:

“Para todo hay un tiempo oportuno. Hay tiempo para todo lo que se hace bajo el sol.

Tiempo de nacer;

Tiempo de morir;

Tiempo de plantar;

Tiempo de cosechar;

Tiempo de matar;

Tiempo de sanar;

Tiempo de destruir;

Tiempo de reedificar;

Tiempo de llorar;

Tiempo de reír;

Tiempo de tener duelo;

Tiempo de danzar;

Tiempo de esparcir piedras;

Tiempo de recoger piedras;

Tiempo de abrazar;

Tiempo de no abrazar;

Tiempo de encontrar;

Tiempo de perder;

Tiempo de ahorrar;

Tiempo de derrochar;

Tiempo de romper;

Tiempo de reparar;

Tiempo de callar;

Tiempo de hablar;

Tiempo de amar;

Tiempo de odiar;

Tiempo de guerra; Tiempo de paz.”

Eclesiastés 3:1-8 NBV

Aunque estés en el tiempo de la pausa, define una imagen clara del futuro por el que esperas y aférrate a ella.

Tercero, nadie mejor que Dios para sacarte de cualquier estanque en tu vida.

Yo he estado en estanques mentales, emocionales, financieros, laborales y si algo he aprendido en ellos es que salir de allí en nuestras propias fuerzas es casi que imposible.

Sientes que con gran esfuerzo avanzas un poco para luego retroceder al lugar en el que estabas o aún, más abajo.

Pero con Dios es otra historia.

Invítalo a tus circunstancias. Él es Dios creador, Dios de imposibles y Dios capaz de dar vida a lo que se pensaba muerto.

Pídele que intervenga en tu historia, en tu presente y que se haga cargo de un futuro brillante para ti.

Permite que sea Él moviendo las aguas estancadas de tu vida para traer movimiento y conducirte a nuevas temporadas.

Y, por último, haz tu parte.

A veces solo necesitamos dar un pequeño paso de fe para que, ante nuestros ojos, un nuevo camino sea abierto.

A veces, como con una bola de nieve, solo necesitamos un pequeño empujoncito para que esa bola empiece a andar, a tomar fuerza y a aumentar su tamaño por sí misma.

Rompe la inercia. Haz algo diferente. Deja de hacer lo mismo que has intentado una y otra vez, aunque eso implique salirte de tu zona de confort.

Y si ya lo has intentado y no funcionó…no importa, inténtalo de nuevo.

Tu felicidad, tu bienestar y la plenitud de tu vida lo merecen.

Si quieres conocer más sobre mi historia, mi vida en pausa y cómo Dios me rescató de allí…

Puedes pasarte por la página de mi libro Talita cum: «Niña levántate»

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.